Entrevistando al consumo colaborativo, Diacamma

Entrevistando al consumo colaborativo, Diacamma

Hoy queremos comenzar de una forma diferente nuestro blog. La nueva forma de consumo que ha generado la colaboración entre las personas está creciendo a un ritmo increíble y creemos que sería interesante poder aprender un poco más sobre esto, conociendo detalles de cada proyecto que nos ayudarán a comprender que el consumo colaborativo ha llegado para quedarse. Para eso contaremos con las opiniones, respuestas y consejos de los verdaderos creadores de este movimiento que cada día tiene más adeptos.

Nuestro protagonista de hoy es Rubén Quintela, fundador de una herramienta gallega para compartir vehículo particular o Taxi. Ayudan a ahorrar gran parte de los gastos en tus viajes cotidianos, ya sean en cortos o en largos desplazamientos. Os presentamos Diacamma.

¿Puedes presentarnos tu proyecto? ¿Cómo nació?

Si tuviese que definirlo en una frase, diría que Diacamma es un granito más para intentar MEJORAR EL MUNDO. Como con ello no doy muchas pistas o a mucha gente le parecerá “ñoño”, la definición “formal” sería que, Diacamma, es una herramienta para compartir vehículo personal o taxi. La historia del “encendido de bombilla” surge hace más de 2 años. Aunque poseo carnet de conducir, suelo desplazarme mucho a pie por mi ciudad (A Coruña). En una de mis caminatas diarias hacia un polígono industrial de la ciudad, me apenó ver como, una gran cantidad de personas y sobre las mismas horas, quedaban “atrapadas” en unos atascos increíbles. Me fijaba en cada coche, en la cara de cada conductor desesperado y, a su lado, el resto de asientos vacíos. Muchos de esos vehículos, procedían de las mismas vías, por tanto, era fácil el pensar que si hubiese un acuerdo entre gran parte de ellos, ganarían tiempo, dinero y reducirían la contaminación producida. En aquel momento mi experiencia laboral poco tenía que ver con la informática y mi formación estaba enfocada a sistemas y redes. Busqué a alguien con experiencia en programación web o de apps pero, tras intentarlo fallidamente durante un tiempo, decidí formarme privadamente para crear Diacamma. Así, acabé recibiendo clase del que es mi actual socio, David Tubío.

¿Qué puede hacer un usuario en vuestra plataforma?

Sobre todo, ahorrar y compartir experiencias. Es útil tanto para quien necesita crear una ruta que repite constantemente (ir al trabajo, universidad, escuela de idiomas, gimnasio…), como para el que planea realizar un viaje de larga distancia o el que necesita coger un taxi en 5 minutos. Diacamma ofrece muchas herramientas para facilitar el uso de compartir vehículo, sin incluir ninguna comisión a sus hormigas (usuarios de Diacamma). Hay tantas opciones, que necesitaríamos otra entrevista para detallarlas, jajaja. Dispones de búsqueda personalizada y con filtros, rutas cercanas a otra dada con un simple clic, rutas cercanas a un lugar específico que tú elijas, búsqueda dentro del sistema de hormigueros, notificaciones de rutas creadas en tus hormigueros favoritos, mensajes privados, mensajes para los componentes de la ruta, valoraciones entre usuarios, área personalizada con tus estadísticas... Diacamma, se puede considerar una RED SOCIAL PARA COMPARTIR VEHÍCULO.

¿Lo has usado alguna vez?

¡Claro, casi a diario! Comparto trayectos constantemente para ir al trabajo y publico rutas cuando dispongo de plazas libres. Por ahora, estoy muy bien valorado por otras hormigas, jajaja.

¿Qué es para ti el Consumo Colaborativo? ¿Cómo lo ves en España dentro de unos años?

Bueno, el consumo colaborativo no es nada nuevo… Siempre hemos compartido coche con algún compañero de trabajo, has prestado una habitación para que duerma un amigo tras salir de fiesta o has cedido o recogido ropa de hermanos/as. Para mí, se trata de OPTIMIZAR nuestra sociedad EMPLEANDO mejor los RECURSOS de los que DISPONEMOS. En nuestro caso en concreto, no es lógico que, a ciertas horas o para ciertos eventos, pueda llegar antes andando a la otra punta de una pequeña ciudad, que cogiendo el coche. Nuestro país siempre ha sido una sociedad comprometida y generosa, sólo hay que ver los números de donaciones de órganos, sangre, o las económicas para fines sociales. Hemos crecido en el uso de sistemas de reciclaje y, sin duda, nos preocupa el planeta que queremos dejar a nuestros hijos. No se trata de una moda, se trata de ser mejores como conjunto.

¿Crees que el tópico sobre lo desconfiados que somos los gallegos, afecta a la expansión del consumo colaborativo en esta comunidad?

El problema no es que seamos desconfiados, el problema es que cuestionamos y analizamos demasiado, jajaja. Es más, analizando el consumo colaborativo, vemos que las ventajas son notorias. No dudo en la expansión del consumo colaborativo en Galicia, es más, algunos de mis amigos, son los primeros en enseñarme otros servicios de consumo colaborativo que utilizan y yo desconocía.

¿Cuántos socios sois? ¿Cómo os habéis repartido las funciones?

Somos dos y, desde el comienzo, y para poder desarrollar Diacamma, hemos buscado tiempo dónde no lo había. Muchos amigos y familiares pueden dar fe de ello. Aunque nos lanzamos “a la piscina” de la red hace poco, detrás, hay muchas horas nocturnas y mucho tiempo de ocio, sustituido por esfuerzo y dedicación al proyecto. Ambos hemos trabajado, y trabajamos, en el algoritmo de la herramienta. En cuanto al diseño, he recogido toda la responsabilidad.

¿Algún consejo que nos podáis dar?

Uf, aconsejar es una responsabilidad muy grande… Os diría que, cada proyecto, es una maleta cargada de trabajo duro y, como bien sabéis, siempre es más fácil de llevar contando con la ayuda de más gente. Nosotros, por nuestro lado, os damos nuestro apoyo para que pese un poquito menos.

No hay comentarios.

Inicia sesión para comentar